4 nov. 2011

El pescador satisfecho.


El rico industrial del Norte se horrorizó cuando vió a un pescador del Sur tranquílamente recostado contra su barca y fumando una pipa.

"¿Por qué no has salido a pescar?", le preguntó el industrial.

"Porque ya he pescado bastante por hoy", respondió el pescador.

"¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas?", insistió el industrial.

"¿Y que iba a hacer con ello?", preguntó a su vez el pescador.

"Ganarías más dinero", fue la respuesta. "De este modo podrías poner un motor a tu barca. Entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas... y hasta una verdadera flota. Entonces serías rico, como yo".

"¿Y qué haría entonces?", preguntó de nuevo el pescador.

"Podrías sentarte y disfrutar de la vida", respondió el industrial.

"¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento?", respondió el satisfecho pescador.

4 comentarios :

ana dijo...

Este es uno de mis preferidos de Tony de Mello :-)

sito dijo...

;)

Anónimo dijo...

Eres el rey de los cuentecitos :)

Anónimo dijo...

Por cierto, La Muerte en Venecia te la recomiendo Vargas Llosa y te lo recomiendo humildemente yo también. Si te apetece literatura lenta y que exige concentración, merece la pena, aunque sea traducido del alemán al español... Es una joya.